lunes, 22 de septiembre de 2008

Recorrido histórico del edificio único


La siguiente cronología fue publicada en el Boletín Nº 1 de la Comisión por el Edificio Único, un espacio abierto, de debate y participación, donde desde el 2007 en MT y principios de este año en Ramos vienen confluyendo estudiantes independientes y de agrupaciones de distintas tradiciones.

1988. Se unen las carreras de Sociología, Trabajo social, Relaciones del Trabajo, Ciencias de la Comunicación y Ciencias Políticas fundando la Facultad de Ciencias Sociales. Se distribuyen en 3 sedes: Trabajo Social, Sociología, Relaciones del Trabajo y el Decanato se ubican en Marcelo T. de Alvear 2230; Ciencias de la Comunicación en Callao 966; y Ciencias Políticas en Ayacucho 658.

1997. Crece la matrícula. Búsqueda de otros lugares para dictar clases. Se consigue en comodato el edificio de una ex fábrica textil en Ramos Mejía 847, Parque Centenario. Lo cede el Gobierno Porteño. En el primer cuatrimestre se trasladan la carrera de Comunicación y el turno mañana de Ciencias Políticas.

1998. Finaliza el acondicionamiento de la sede de Ramos Mejía y el traslado de las dos carreras. Según informan las autoridades, el edificio tiene una capacidad de 3600 alumnos.

1999. Se realiza un apagón generalizado en las universidades públicas de todo el país por el anuncio de un recorte presupuestario de 100.000.000 de pesos. Todas las facultades de la UBA realizan cortes de calle, clases públicas y paros. Ciencias Sociales lleva a cabo una radio abierta y saca computadoras a la calle con el fin de hacer circular mensajes de protesta por internet. Ante estas medidas el gobierno da marcha atrás con su plan.

2002. En abril, el subsecretario de Gestión, Gustavo Bulla, declara: “Mil alumnos de la sede de Marcelo T. están cursando en aulas prestadas por la Escuela Carlos Pellegrini, la Facultad de Medicina y la de Odontología”. En octubre comienza la toma del Rectorado que dura 43 días. El reclamo de mayor peso era el de un edificio único para resolver el creciente hacinamiento en las distintas sedes. El conflicto se resuelve con la promesa de una construcción para 2004 que alojaría 27000 estudiantes. El lugar: la ex fábrica Terrabusi en el barrio de Constitución, valuada en 2.700.000 dólares.

2003. En la espera por el edificio único se alquila una tercera sede ubicada en Tucumán 3177, donde funcionaba el Instituto Herzl, una escuela primaria y secundaria hebrea. Ante los anuncios, el decano de Sociales, Federico Schuster, festeja: “Se está en un camino realmente cierto hacia una solución”. Luego alojaría también a estudiantes de Ciencias Económicas y del Centro Cultural Ricardo Rojas. Finalmente, por decisión del Consejo Superior presidido por el rector Guillermo Jaim Etcheverry, con dictamen de la Comisión de Presupuesto, se compra el lote de la ex fabrica Terrabusi.

2004. El ministro de Educación, Daniel Filmus anuncia el otorgamiento de 3.500.000.000 de pesos para empezar la construcción del edificio único. “El presidente Néstor Kirchner ha tomado la decisión de realizar un aporte del Gobierno Nacional para resolver un reclamo histórico de la Facultad de Ciencias Sociales”, asegura Filmus.

2005. Comienzan las obras en Constitución, en 170 días prevén el término de la primera etapa. La licitación, adjudicada a la firma ARDAS SRL, fue por una suma de 3.438.418,96 pesos. En Sociología se abre una comisión de autoconvocados en reclamo por el edificio: “Somos un grupo de estudiantes de Ciencias Sociales que quiere denunciar la situación en que se estudia en nuestra Facultad. Y que se propone dar la pelea por la consecución del nuevo edificio único. Como el problema es más complejo, también queremos luchar por un aumento del presupuesto de la UBA y por la derogación de la Ley de Educación Superior”.

2006. Mudanza de Trabajo Social a la nueva sede de Constitución. Surge la comisión por el edificio único en esa carrera. Declaración de Schuster: “Estamos trabajando para garantizar las mejores condiciones y que el traslado se pueda vivir como lo que es, un paso muy importante para la Facultad”. Según una nota de Página/12: “La idea de las autoridades es que en marzo de 2008 se pueda mudar la sede de Parque Centenario (Políticas y Comunicación) y, para 2009, las demás carreras (Sociología y Relaciones del Trabajo) junto a oficinas asentadas en Marcelo T. de Alvear al 2200”. Otra nota del mismo diario asegura: “El paso siguiente sería dejar la sede Parque Centenario, que se pondría en venta para poder invertir en el nuevo edificio. Para el último tramo quedaría la sede de Marcelo T. de Alvear al 2200. La UBA no se desprendería de ella, ya que posee toda la manzana”.

2007. No se renueva el alquiler de la sede de Tucumán y se trasladan las materias del CBC y de las carreras a una nueva sede que se abre en la calle Bulnes 295. En Marcelo T. de Alvear empieza a funcionar la Comisión por el Edificio Único.

2008. Se toma la Facultad con el objetivo de lograr visibilidad del conflicto y con dos asambleas de 400 estudiantes cada una se “masifica” la protesta. Las palabras del Decano fueron las siguientes: “No tenemos la menor idea por qué es la toma. Los argumentos que esgrimen son todos falsos”.


-Se cumplen 20 años de la creación de la Facultad de Ciencias Sociales.-

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hubo un tiempo, anterior a 1988, en que Ciencias de la Comunicación formaba una unidad académica autónoma. En lo personal, y sin pretender que sea un absurdo el haberla reunido con las otras carreras que hoy conforman Ciencias Sociales, creo que podría haber seguido funcionando como una carrera separada, o que hubiese sido no menos razonable aunarla con otras especialidades como Cinematografía, o Diseño de Imagen y Sonido que se dicta en la FAU, o vincularla inclusive al ISER. Nos hubiésemos evitado muuuuuchos problemas.

Pataza dijo...

Claro, pero en ese caso el problema lo hubiesen seguido teniendo las otras carreras de sociales, o incluso quizás la misma Comunicación, ya que su matrícula crece año a año. Y entonces estaríamos pidiendo por un mejor edificio para el ISER. Me parece que lo importante es pensar qué lugar tiene la educación en su conjunto, qué lugar se les da a las ciencias sociales dentro de ella, para poder entender las raices del conflicto.

Saludos

Patricia, De Comunicación

Alan dijo...

Una más: el Instituto de Investigacion Gino Germani tambien depende de Sociales...


Saludos

Alan

Templete dijo...

Concuerdo con Pataza. Creo que lo que dijo el primer anónimo, es una burrada. Seguramente no escucho al maestro Carlos Savransky: (o algunos otros profesores que la tienen clara en esta carrera) a la comunicación y al periodismo hay que darles contextos sociales, no estan sobre la nada, tienen basamentos sociales, sino iriamos al iser tranquilamente, y seríamos un estúpido notero de cualquier noticiero (no es por despreciar a los de iser pero la carrera tiene claramente otra formación y apunta a otra cosa), acá nos preparamos para algo más. ¿O el estado te paga los estudios para trabajar en Clarín y ascender en la escala social olvidandote del resto?

¿Esa es la manera de olvidarse de muuuchos de los problemas?

Adolfo dijo...

Es evidente que la comunicación tiene que tener una relación concreta con lo social. Pero también con las herramientas propias de nuestro ejercicio profesional específico. Nuestra carrera tiene excelentes docentes. Pero hay también un posicionamiento político excesivo que va en desmedro de la formación profesional.

No creo que habernos vinculado al Iser hubiese sido de gran ayuda, salvo quizás por la habilitación de más espacios laborales para ejercer la profesión, que hoy todavía nos desconocen. Pero definitivamente concuerdo con el anónimo del comienzo en que de haber estado Comunicación separada de las otras carreras que hoy conforman Ciencias Sociales, tal vez habría un régimen de cursada más ordenado. En todo caso, entre la opción de un edificio único que nos nuclee a todos los de Sociales, y una sede que contenga solamente a los alumnos de Comunicación, yo me quedaría definitivamente con esta segunda opción.